EL EJÉRCITO DE TIERRA EN LA ESPAÑA DE POSGUERRA (1939-1947) INSTRUMENTO Y PILAR EN LA CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMEN FRANQUISTA.

Fuente: Archivo particular de Luciano Martín González

El objetivo principal de esta tesis ha sido conocer con la mayor exactitud posible  cómo era el Ejército durante el primer franquismo, su composición, organización, despliegue, armamento y material,  así  como saber cuál fue el papel que desarrolló el Ejército en manos del régimen durante el periodo estudiado, ya que fruto de ese conocimiento se podrá entender mejor cómo esta institución desempeñó una labor clave en el afianzamiento del franquismo y así mejorar la comprensión de ese periodo.

Las Fuerzas Armadas fueron probablemente la institución más importante en el mantenimiento del franquismo durante casi cuarenta años, especialmente durante una larga posguerra que se extendió desde la finalización de la Guerra Civil, en abril de 1939, hasta la supresión del Estado de Guerra, en noviembre de 1947 razón por la que se ha elegido ese marco temporal para el estudio. Durante ese periodo, el Ejército de Tierra fue un instrumento del régimen al que sirvió como pilar fundamental en su consolidación.

Pese a la publicación en los últimos años de algunas obras de gran calidad sobre las Fuerzas Armadas durante el franquismo (PUELL DE LA VILLA, F. y ALDA MEJÍAS, S. (Eds.). Los Ejércitos del Franquismo (1939-1975). Madrid: Instituto Universitario Gutiérrez Mellado.) Seguía faltando un estudio y un análisis de cuál fue la función del Ejército durante el periodo comprendido entre 1939 y 1947, estudio que tuviese como base principal la documentación elaborada por los distintos organismos militares.

Esta es la principal novedad y aportación de este estudio. Ya que para su realización se han trabajado más de 20.000 documentos  internos del propio ejército español, siendo casi 2.000 de ellos inéditos hasta el momento, los cuales han sido la base fundamental de esta tesis. Todos y cada uno de ellos han sido estudiados, analizados y contrastados para rebatir o confirmar las principales hipótesis que hasta ahora la bibliografía ha presentado como las más verosímiles sobre el rol del Ejército y su situación material.

Espero que gracias a Este estudio se pueda conocer mejor al Ejército de tierra a través de su propia documentación sin tener que recurrir ya a informes de terceros países. Por lo que esta tesis viene a rellenar un espacio vacío muy importante en la historiografía española sobre la  realidad del Ejército de Tierra en la España de posguerra. Sin embargo, este trabajo de investigación no se ha planteado como una mera descripción de nombres, armamento o acciones militares, sino que los datos han sido analizados y puestos en relación con dos cuestiones primordiales.

Primero, cómo el Ejército desempeñó un rol clave en el fortalecimiento del franquismo, ya que por un lado defendiendo al régimen de los enemigos internos maquis o guerrilla y por otro fue un instrumento utilizado por el dictador para el ejercicio del poder.

En segundo lugar, realizando un análisis comparativo con otros Ejércitos de la época para comprender mejor cómo la situación de personal y material de las unidades condicionó la política exterior española durante la Segunda Guerra mundial.


FUENTES

Para la realización de este trabajo de investigación he utilizado fundamentalmente fuentes internas del Estado Mayor del Ejército y de las distintas Direcciones Generales y Secciones del ministerio del Ejército español, muchas de ellas inéditas hasta ahora. Esto representa una gran novedad en el conocimiento de la institución militar de la época, ya que con esta tesis se puede por fin ofrecer una visión desde dentro del propio Ejército de cuál era su situación material y de personal, así como los principales problemas que se presentaban en las regiones militares, desmontando de este modo la imagen que quiso trasmitir la propaganda de la época a través del Boletín Oficial del Estado, el NO-DO o publicaciones militares como la Revista Ejército, entre otros medios, de que España era una gran potencia militar que contaba con un poderoso Ejército que le hubiera permitido la consecución de un nuevo imperio.

Toda la documentación ha sido analizada para poder contrastar los informes y memorias elaborados por los distintos organismos dependientes del Ejército con los que hasta ahora ha manejado la historiografía sobre el tema. Pero la información de origen militar no puede ser aceptada sin más, ya que en su elaboración podrían haber influido muchos factores como el no elevar las críticas sobre la realidad, tal vez buscando el favor de los oficiales superiores en vistas un ascenso o una mejora en el destino. O tal vez fueron influenciados por los sobornos repartidos por el Foreing Office entre el generalato. Por eso toda la documentación consultada ha sido analizada y contrastada con detalle para poder afirmar la veracidad de la misma o refutar lo que en ella se indica.

Los archivos origen de esta documentación han sido fundamentalmente el Archivo General Militar de Ávila, el Instituto de Historia Militar de Madrid, el Fondo Varela del Archivo Municipal de Cádiz y la Fundación Nacional Francisco Franco.

Como fuentes bibliográficas para esta tesis han sido utilizadas las memorias publicadas por algunos de los generales más importantes de periodo, como por ejemplo las de Alfredo Kindelán.

 También se ha recurrido para la realización de este trabajo a la lectura de biografías de alguno de los principales actores del periodo estudiado, como por ejemplo la del general José E. Varela, (MARTINEZ RODA)


ESTRUCTURA DEL TRABAJO Y CONCLUSIONES PARCIALES

Este trabajo está estructurado en 6 capítulos

En el primero de ellos corresponde a los antecedentes y al Marco Histórico. En él se traza una breve evolución del Ejército desde el siglo XIX hasta el final de la guerra civil.

Y aunque no es objeto de este estudio el definir la naturaleza del régimen se ha estudiado el primer franquismo: sus fundamentos ideológicos, bases sociales y familias, las leyes fundamentales del régimen, la coyuntura internacional, el exilio, oposición y represión, así como la autarquía y el racionamiento.

En el segundo capítulo titulado “Un Ejército para después de una guerra” se estudia la organización del ministerio del Ejercito, los cuerpos armados y la organización territorial

Existe un debate historiográfico sobre las razones que motivaron la creación de tres ministerios militares en 1939 que aspiro a poder cerrar definitivamente.

He podido comprobar documentalmente que la opinión de crear tres ministerios fue la que expusieron los generales Kindelán, Dávila, Vigón y Varela en las discusiones que se sucedieron entre enero y agosto de 1939 sobre la idoneidad de crear uno, dos o tres ministerios. Además, en todo caso hay que señalar que hasta 1936 en España siempre existieron dos ministerios y no uno tendencia que comenzó a generalizarse en la década de los años 50.

La organización definitiva del Ministerio fue sometida a la aprobación del jefe del Estado, general Francisco Franco, en varias reuniones mantenidas entre el Generalísimo y el ministro Varela a lo largo del mes de agosto de 1939. Las cuales he constatado documentalmente.

Tras un intenso estudio y análisis de la documentación se puede afirmar que la decisión de la creación de tres ministerios tenía como objetivo la mejora de los trabajos “burocráticos”, que esta medida se tomó en 1939 y que en ella participaron generales como Dávila, Vigón, Varela y Kindelán.

También en este capítulo se estudia la organización territorial.

En todos los informes del Estado Mayor de posguerra a los que he tenido acceso se justificaba la nueva estructura regional por la necesidad de conjugar, de la mejor manera posible, las unidades existentes sobre el territorio con la facilidad de las comunicaciones y la disponibilidad de realizar un reclutamiento equilibrado.

Por lo que concluyo afirmando que su despliegue no fue motivado por querer ser un ejército de ocupación, sino que respondió a razones organizativas.

La única modificación de la organización territorial se produjo el 1 de marzo de 1944 cuando se creó la IXª región.

La razón que llevó al Ministerio a la creación de esta Región no parece que haya que buscarla en el deseo de una defensa más efectiva del Estrecho frente a una invasión anglo-americana, sino en una mejora de las comunicaciones, reclutamiento y otras facilidades apuntadas previamente por el EME en sus informes que están fechados en 1941, es decir más de un año antes del inicio de la operación Torch

El apartado final de este capítulo está dedicado a los Cuerpos Armados: Organización y despliegue: plantillas “naranjas” de septiembre de 1939, plantillas “azules” de abril de 1940, plantillas “verdes” de agosto de 1943, variaciones de 1945 y 1946 y las unidades de la serie 100

He podido documentar los numerosos cambios y la evolución del número de divisiones, aunque sería muy interesante en un futuro profundizar en el estudio de las unidades de la denominada como serie 100.

Gracias a esta tesis se puede saber sin género de dudas el número de división con la que fue contando el Ejército durante el periodo estudiado.

Así, en 1939 el Ejército contaba con 25 divisiones, a las que había que sumar dos de la serie 100, totalizando por lo tanto 27 divisiones. Tras la entrevista de Hendaya se planificó, en noviembre de 1940, movilizar hasta 50. Informe que he estudiado y analizado. En 1943, siendo ministro el general Asensio, se redujeron las divisiones a 22 aunque habría que sumar nueve de la serie 100, llegando a totalizar el Ejército 31 en 1945. Finalmente, esas nueve divisiones de la serie 100 fueron desmovilizadas durante el periodo 1945-1947 quedando reducidas finalmente a 22.



En el capítulo tercero he analizado la situación material del Ejército al que califico como un ejército en alpargatas.

En primer lugar he trabajado los informes sobre la situación del Ejército. Los primeros de ellos elaborados entre septiembre de 1939 y finales de 1940. Destacan, el primer informe de Martínez Campos: 8 de mayo de 1940, los informes elaborados por el OKW entre agosto de 1940 y octubre de 1940 y el segundo informe de Martínez Campos de diciembre de 1940. Todos ellos apuntan a las mismas deficiencias y carencias. Además, todos los informes coinciden en la conveniencia de que España permanezca neutral, ya que se carecía de medios blindados, artillería anti-tanque o anti-aérea, no sería posible una rápida movilización y que se carecía de las materias primas necesarias.

He comprobado documentalmente que esta opinión fue la predominante en el generalato y cuerpo de jefes y oficiales, y que es anterior al inicio de la operación de sobornos desarrollada por los británicos. Pienso que el informe presentado por Martínez Campos, en mayo de 1940, es un fiel reflejo objetivo de la situación del Ejército, exento de toda influencia externa o patriotismo. Así, los sobornos británicos no hicieron sino reafirmar una opinión favorable a la neutralidad que era dominante en el Ejército con lo que la influencia de los sobornos en la neutralidad española no fue tan determinante.

He dedicado un apartado del capítulo al estudio de la situación de personal y del material. Documentando la escasa capacidad de movilización y falta de mandos profesionales adecuados,

Además, el armamento de infantería era escaso y con multiplicidad de calibres. La Artillería de campaña, antiaérea y de costa suponía un verdadero Talón de Aquiles. Al punto que los informes internos del EME, que no de los posibles generales sobornados, afirmaban sin tapujos que: “Nuestro estado en esta cuestión es verdaderamente lamentable, pudiendo asegurarse que las unidades de Ejército en caso de una campaña seria estarían totalmente indefensas contra los ataques aéreos”
No se contaba con carros de combate modernos. Solamente se contaba con existencias de municiones y material de trasmisiones, de zapadores, vehículos, carburante, material ferroviario y de intendencia para un periodo máximo de tres o seis meses, dependiendo del capítulo.

También he documentado los problemas de acuartelamiento, alimentación y vestuario de las tropas, la falta de capacidad de la industria militar. Aspectos que merecerían un futuro estudio en mayos profundidad.

Y finalmente he estudiado las compras de armamento y los acuerdos con Alemania: Plan Bär, plan Eltze y plan Ankara. Aunque este apartado ya ha sido estudiado con gran detenimiento por Lucas Molina.

La conclusión general del apartado ese que el Ejército español de posguerra era un ejército falto de personal profesional, carente de armamento moderno y escaso de suministros y del material adecuado. esa fue la conclusión a la que llegó, ya en mayo de 1940 el jefe del EME, el general de artillería don Carlos Martínez de Campos, el cual elevó varios informes al ministro Varela, mostrando esa valoración tan demoledora como concluyente, presentando la verdadera situación del Ejército español en ese momento. Esta opinión es la que considero como la más verosímil pues he comprobado documentalmente que sigue la misma línea de los varios centenares de informes inéditos que he podido consultar; además, al ser la documentación de diverso origen (EME, Subsecretarías, Direcciones Generales, Capitanías generales y hasta de los Estados Mayores de las distintas unidades) lo que hace muy difícil pensar que toda ella esté sesgada de alguna manera para maquillar la situación de las unidades, bien por intereses personales o por los conocidos sobornos británicos.


En el capítulo cuarto, bajo el título de “El Ejército, pilar del régimen” he analizado las operaciones militares en defensa del nuevo Estado.

En la España de posguerra el orden público quedó en manos militares, cuya primera línea fue la formada por la Guardia Civil y la Policía Armada. Por lo que en España no se puso la defensa interior del régimen en manos de las milicias u organizaciones del partido como fue el caso de Italia o Alemania.

Cuando el problema excedía a las capacidades de la Guardia Civil  se formaron columnas de operaciones especiales. Así he estudiado la Columna de Operaciones de Asturias (1939-1940), trabajo que presenté en 2013 en el Tercer Coloquio Internacional de Historia Bélica CIHBE de la Universidad de Cantabria. También las operaciones de la División destacada de Caballería en los Montes de Toledo (1940-1942), que presenté en diciembre pasado en el Seminario Internacional sobre La violencia y sus relatos (1936-1948) en la Universidad Autónoma de Barcelona. Así como la más conocida Invasión del Valle de Arán (1944).


Finalmente en el capítulo quinto analizo al Ejército como un instrumento del régimen. He estudiado el Plan de movilización de noviembre 1940, aunque convendría hacer un estudio mucho más minucioso del mismo a fin de establecer que posibilidades reales tenía España de poder cumplir tal plan.

También he estudiado la planificación de defensa del territorio nacional en Baleares, estudio que publique en 2014 en la RUHM, así como en los posibles teatros de operaciones de  Gibraltar y el Estrecho, Canarias y el Protectorado de Marruecos. Aportando nuevos datos sobre la unidades allí desplegadas o la situación material de las mismas.

He podido comprobar como en todos estos planes, que al final solamente quedaron en el papel, se percibe el miedo a una invasión ante la incapacidad de afrontar una defensa efectiva de España o una incapacidad propia para realizar operaciones ofensivas, salvo ayudas de calado por parte de Alemania.


Conclusión:

La conclusión final a la que se puede llegar tras el análisis de gran parte de la documentación interna del Ejército de Tierra, del Ministerio, del EME y de los archivos personales de los ministros, es que el Ejército español de posguerra estaba escasamente dotado de armamento, tenía falta de personal cualificado, oficiales, suboficiales y miembros del CASE, y presentaba graves deficiencias en su motorización, faltando motocicletas, coches y camiones. Además, carecía de los suministros necesarios para participar en una guerra, destacando sobre todo la incapacidad del abastecimiento de combustible. También la propia debilidad industrial del país y la autarquía económica impidieron dar solución a todos esos problemas, los cuales fueron empeorando con el paso de los años, pese a algunas compras de material y suministros en Alemania y otros países. Elementos que podemos ahora medir y cuantificar exactamente con los datos que presentamos en este trabajo.

Así pues, la principal labor de la institución militar y en concreto del Ejército de Tierra fue la defensa del régimen del enemigo interior, huidos, guerrilleros y maquis, labor que desarrolló con eficacia en colaboración con la Guardia Civil y la Policía Armada en tres operaciones en Asturias, los Montes de Toledo y el Valle de Arán. Sin embargo, su debilidad condicionó la participación española en la Segunda Guerra mundial, algo que hubiese satisfecho a muchas de las autoridades políticas de la época, principalmente a los falangistas, deseosas de la construcción de un nuevo Imperio, y pese a que se trazaron diversos planes de operaciones que contemplaban ataques a Gibraltar o el Protectorado francés de Marruecos estos nunca pasaron del papel debido a la debilidad de las unidades, elemento perfectamente conocido por la máximas autoridades civiles y militares, incluido el jefe del Estado, gracias a las decenas de informes reservados y secretos que fueron elaborados por el Estado Mayor del Ejército durante esos años, los cuales han sido la base de esta tesis.


Así, fue gracias a la fidelidad y lealtad del Ejército en los difíciles años de la posguerra, mediante las operaciones militares de limpieza de los montes de Toledo, Asturias y Pirineos, el suministro de los cuadros directivos al naciente régimen, ministros, directores de empresas públicas y cargos intermedios de la administración, y la organización y diseño de planes de Defensa Nacional ante un ataque de alguna de las potencias inmersas en la Segunda Guerra mundial, que el régimen franquista pudo consolidarse durante los difíciles años de la posguerra y mantenerse durante casi cuarenta años. El Ejército de Tierra español, estuvo mal dotado de armamento, escaso de suministros de todo tipo y falto de personal, una situación acorde con la España de posguerra donde la miseria, el hambre y la escasez eran habituales. Aun así, cumplió con su papel clave de defensor del orden público sirviendo como instrumento y pilar en la consolidación del régimen franquista durante la posguerra, periodo que se extendería hasta la supresión del Estado de guerra en noviembre de 1947.