Asano Naganori el maestro de los 47 Ronin



Si existe una historia de samurais que supera a cualquier otra es la de los 47 ronin que siguieron hasta la muerte a su maestro, Asano Naganori, Daimyo de Ako. No buscaron la gloria, solamente la venganza por la muerte de su señor. Esta es su historia.

Asano Naganori, Daimyo de Ako, nació un 28 de septiembre de 1667 en Edo. Era hijo del  Señor de Ako. 

Naganori contaba con tan sólo 9 años de edad cuando sucedió a su padre cuando murió en marzo de 1675. De esta forma se convirtió en el tercer Señor de Ako. Como parte de sus funciones oficiales, fue designado como "jefe de los detalles de la carpintería" en la corte imperial, un título nominal pero muy codiciado en aquel tiempo. 

En 1683 conoció a Kira Yoshinaka, Maestro de Protocolo en el castillo de Edo, cuando este fue nombrado como uno de los dos encargados de supervisar el alojamiento de delegados e invitados a la Corte Imperial. Kira también era el encargado de la instrucción de los daimyo más jóvenes. La tensión entre ambos se hizo patente casi desde el primer día. 

En 1694 tras sufrir una enfermedad Asano Naganori abandonó la corte durante un tiempo pero en 1701 fue llamado una vez más a  Kyoto, y otra vez se encontró bajo la tutela del Kira. 

El 21 de abril de 1701, por razones no del todo conocidad desconocidas, los ánimos se caldearon y Asano sacó su espada corta, atacando a Kira en el pasillo conocido como el Corredor de los pinos. 

Kira sólo resultó herido, sin embargo, como desenfundar una espada dentro de los confines del castillo de Edo era una ofensa castigada con la pena de muerte, se ordenó a Asano que cometiese seppuku (suicidio ceremonial). Así el 21 de abril 1701 a los 36 años en Señor de Ako cumplió con lo que se le había pedido. 

Su cuerpo fue enterrado en el templo Sengaku-ji. Sus tierras fueron confiscadas y sus 300 samuráis desterrados y condenados a convertirse en Ronin, samurais caídos en desgracia al no poder impedir la muerte de su señor. 



Bajo la dirección del Jefe de Servicio del clan de los Asano, Oishi Kuranosuke, el cual había sido el gobernador del castillo de Ako en ausencia de su maestro, los hombres de Ako se dispersaron a petición de Oishi, convirtiéndose en agricultores, artesanos, maestros y comerciantes. Su intención era que las autoridades imperiales creyesen que los samuráis de Asano Naganori no buscarían nunca venganza.

Sin embargo, tras dos años, viviendo como hombres sin honor, los samuráis que quedaban con vida fueron de nuevo convocados por Oishi Kuranosuke. El 30 de enero de 1703 solamente 47 samuráis pudieron acudir a la llamada, pero todos ellos leales a su señor buscaron suvenganza. 

Kira Yoshinaka con el paso del tiempo relajó la guardia, lo que permitió a los 47 ronin asaltar su castillo y darle muerte. Tras decapitar su cuerpo la cabeza de  Kira Yoshinaka fue llevada al templo Sengaku-ji, distante 10 kilometros de allí, siendo colocada ante la tumba de Asano, los superviviente se entregaron a las autoridades imperiales tras cumplir su venganza y limpiar sus nombre y honrar a su señor.. 

Condenados a muerte esos mismos hombres fueron posteriormente enterrados junto a su maestro en el Sengakuji, en reconocimiento a la fidelidad de un samurai por su señor.


La columna de Operaciones de Asturias: Operaciones anti guerrileras en la Asturias de posguerra (1939-1940)



La llamada Orden de Organización número 1 precisó la estructura de la Columna de Operaciones de Asturias. Su mando correspondía al general Martín Alonso, auxiliado por un Cuartel General, bajo el mando de su jefe de Estado Mayor, teniente coronel Marín de Bernardo, y la integraban cinco agrupaciones, de entidad aproximada a un regimiento:

   1.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Vicario y concentrada inicialmente en Cangas de Onís, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Alhucemas n.os 1, 3 y 5 y Larache n.º 4.
    2.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Rafael Hierro y concentrada inicialmente en Infiesto, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Ceuta n.os 2 y 5 y Alhucemas n.º 4.
    3.ª Agrupación: bajo el mando del coronel Severino Pacheco y concentrada inicialmente en Pola de Siero, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Tetuán n.os 1, 7 y 9.
  4.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Amador Regalado y concentrada inicialmente en Sama de Langreo, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Melilla n.º 4 y de Ceuta n.º 9, más una de las banderas de FET de Asturias.
  5.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Emilio Torrente y concentrada inicialmente en Mieres, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Larache n.º 2, Tetuán n.º 5 y Melilla n.º 6.

Cada una de ellas contaba también con una compañía de asalto, una batería de artillería de 105/11, un pelotón de trasmisiones, cuatro camiones y cinco artolas. Además, bajo el mando directo del jefe de la columna estaba el Tabor de Regulares de Larache n.º 8, estacionado en Pola de Laviana, una batería de 105/22, dos de 75/28, dos secciones de automóviles, cinco ambulancias, cinco artolas y una sección de Intendencia[1].

El traslado de los tabores correría a cargo del propio ministerio del Ejército, así como de uno de los grupos de artillería de 105/11 y del personal para los grupos de 77/24 de la 4.ª y 5.ª División, al objeto de completar la plantilla de los grupos de artillería. Dado que todavía no se había procedido a la restructuración de las nuevas unidades, en las órdenes de traslado figuraban como divisiones de origen las existentes al final de la Guerra Civil.

Las dos secciones de automóviles y los servicios de Intendencia y Sanidad fueron facilitados por la VII Región Militar, con cabecera en Valladolid, y de la cual dependía administrativamente la provincia de Asturias. A tal fin, se dispuso que unidades de la 71.ª División, con cuartel general en Valladolid, y de la 72.ª, en León, colaborasen en las operaciones. La sección de trasmisiones fue trasladada por el propio ministerio, procedente del Regimiento de Trasmisiones n.º 1, acuartelado en El Pardo (Madrid).





[1] Para la composición de los tabores, grupos de artillería y demás unidades, según las plantillas oficiales (Rodrigo, 2010).  El Ejército español en 1940”. En F. Puell de la Villa y S. Alda Mejías (eds.), Los ejércitos del franquismo (1939-1975). Madrid: IUGM-UNED, II, 51-76. 

13 jinetes contra el Imperio azteca (Otumba 1521)



Pocas batallas han sido más decisivas como la que se produjo en Otumba en 1520. La victoria de las tropas del conquistador Hernán Cortés, alrededor de 700 guerreros tlaxcaltecas, menos de quinientos castellanos y 13 caballos, frente a entre 70.000 y 80.000 guerreros mexicas significó el principio del fin del Imperio azteca.



Tras la derrota sufrida durante la La Noche Triste Cortés decidió retirarse en dirección a Tlaxcala. Tras varios días de escaramuzas, donde la retaguardia era continuamente hostigada, las tropas del conquistador llegaron a una planicie, donde se encontraron con miles de guerreros enemigos. Los arcabuces ya no tenían munición y apenas se contaba con un puñado de ballesteros. Los españoles formaron en círculo, picas en ristre, junto a sus aliados tlascaltecas, los cuales ni siquiera en una circunstancia tan desfavorable rompen su alianza. Los 13 jinetes, entre los que se cuenta a Cortés se separan del grupo, la orden que reciben de su capitán es la de no tomar prisioneros y causar el mayor número de bajas, entre ellos, además, se juran pelear hasta morir y dar muerte a sus propios compañeros antes que permitir que caigan prisioneros. Recordemos que la religión azteca realizaba sacrificios humanos, los prisioneros eran inmolados siguiendo un solemne ritual, donde cuatro sacerdotes sujetaban al prisionero en un altar de sacrificios y le arrancaba el corazón, estando vivo, para después cortarle la cabeza.



Pero el panorama para los españoles es desolador, apenas poco más de mil hombres frente a cientos de escuadrones mexicas, ricamente engalanados con penachos de plumas de colores, vivas pinturas y ricas divisas. Los mexicas se lanzan al ataque pero ninguna de sus acometidas consigue romper el círculo, aunque el número de bajas hace que éste cada vez sea más reducido, mientras, los jinetes luchan entre las filas enemigas causando estragos. Hasta varios mastines, perros de guerra traídos desde Cuba, pelean con furia. Pero el cansancio se apoderaba de tan exiguo ejército y las bajas hacían presagiar lo peor. En ese momento un golpe de suerte cambiaría, no sólo el destino de la batalla, sino la de todo un Imperio.



En pleno combate Cortés cruza su mirada con doña Marina, la princesa Malinche que le servía de intérprete y fue su pareja – le dio un hijo de nombre Martín, como el padre del conquistador -, esta le señaló a un dignatario, el cual portaba una bandera tendida, vistiendo galas con armas de oro y altos penachos plateados. Era Cihuacóatl Matlatzincátzin, el comandante en jefe mexica. Doña Marina no se anduvo por las ramas y señalando a tan alto dignatario gritó: “¡Mata!, ¡Mata!, ¡Mata!”.



Puede que haya sido la más modesta carga de caballería de toda la historia, pero Cortés y sus 13 jinetes pudieron atravesar las líneas enemigas y dar muerta al general azteca. Entre los jinetes se encontraban los mejores capitanes del extremeño, como Gonzalo de Sandoval o Pedro de Alvarado, a quienes los aztecas consideraban la reencarnación de su Dios de la guerra, la serpiente emplumada Quetzalcóatl, sin embargo, tras ser herido por Cortés, será Juan de Salamanca quien acabe con la vida del general – en recompensa por su gesta el emperador Carlos V le permitirá llevar en su escudo de armas el penacho del azteca -. Muerto el dignatario y capturada la bandera el ejército mexica comenzó a retirarse del campo hasta terminar en una desbandada general.


La victoria imposible se había consumado y comenzaba el principio del fin del poderoso Imperio azteca.

Historia de España 2016-2017

(Libro recomendado pero NO obligatorio)

ENLACES:

Universidad Complutense de Madrid. Modelo de examen, criterios específicos de corrección, orientaciones para la corrección, circular a los profesores y programa oficial:
https://www.ucm.es/data/cont/docs/3-2015-09-22-MOD_H%C2%AAESPA%C3%91A_2015-2016.pdf

Temario completo con enlace a las fichas y los temas (2016-2017):
http://kappostorias.blogspot.com.es/2011/09/temario-de-historia-de-espana-de-2-de.html

Otros sitios web con temario de Historia de España:

Historia del siglo 20:
http://www.historiasiglo20.org/

Alejandria TIC´S:
http://www.alejandriatics.com/course/view.php?id=61

Cómo hacer un comentario de texto:
http://kappostorias.blogspot.com.es/2008/05/como-hacer-un-comentario-de-texto.html

Ejemplos completos de Comentario de Texto:

La Constitución de Cádiz de 1812:
http://kappostorias.blogspot.com.es/2016/01/comentario-de-texto-la-constitucion-de.html

Manifiesto de los Persas de 1814:
http://kappostorias.blogspot.com.es/2016/01/comentario-de-texto-manifiesto-de-los.html

Documentales de Historia de España de RTVE:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/





La Unificación de Italia



A partir de 1789 surgió el nacionalismo como consecuencia de la Revolución Francesa. El primero en usar este término fue Fichte, un profesor y filósofo alemán, que en 1808 escribió Discursos a la Nación Alemana. El desarrollo del nacionalismo se caracteriza por un cambio en la mentalidad, con la aparición del Romanticismo (siglo XIX): se ensalza la Edad Media, su ideología, la independencia de los países..., por lo que supone una crítica al Antiguo Régimen. Son principalmente los jóvenes los que adoptan los mitos románticos, tratando de cambiar la situación que les rodea.

Destaca la “Joven Italia”, grupo de jóvenes que defendían la nación italiana. Giuseppe Mazzini, miembro de este grupo, escribió un panfleto llamado Sobre la unidad de Italia, definiendo el término “nacionalismo”. Según Mazzini, la nación se basa en: una lengua común (como en el caso de italianos, alemanes y griegos); una religión común a cada nación (los irlandeses católicos frente a los ingleses protestantes, los polacos católicos frente a los rusos ortodoxos y los griegos ortodoxos frente a los turcos musulmanes); una cultura común, es decir, música, tradiciones, festividades e historia propias de cada país; y un gobierno propio, que permita a cada nación autogobernarse. No obstante, la principal característica del nacionalismo es el sentimiento de cada persona de pertenencia a su país.

ITALIA

Tras el Congreso de Viene en 1815 Italia quedó dividida en siete estados: el reino de Piamonte, con capital en Turín y gobernado por la casa de Saboya, formando parte del Imperio austriaco el reino Lombardo-Véneto, tres ducados: Parma, Módena y Toscana, gobernados por duques de origen austriaco, los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias, de la casa de Borbón.


Problemas para la unificación italiana: En primer lugar, los austriacos ocupaban el reino Lombardo-Véneto. Además, el Papa por miedo a perder su puesto, hizo todo lo posible por evitar la unificación. Por otra parte, los tres ducados y Nápoles eran reinos sumidos en el Antiguo Régimen, no interesados en unificarse.



En 1847 el Conde de Cavour, primer ministro del reino del Piamonte. financió la publicación de Il Risorigimento (La Resurrección), una publicación política, dirigida por el historiador Cesare Balbo, que daría nombre al movimiento nacionalista. En 1848, tras el fracaso de la revolución dirigida por Mazzin, Cavour buscará otro camino, a través  del progreso intelectual, político y económico.

Il Risorgimento será un movimiento intelectual que combinaba emociones e ideas. Manzoni se encargo de unificar un italiano a partir de sus variedades dialécticas. Mientras el culto a la ópera, especialmente gracias a Verdi. El abate Gioberti en su obra Del primado moral y civil de los italianos, defendía la existencia de una raza italiana, unida por la sangre, la religión y el idioma, proponiendo la unión delos patriotas en torno a la figura del papa. Por su parte Balbo publicó la primera Historia de Italia con el propósito de demostrar el pasado común y glorioso, en Esperanzas de Italia, denunciaba la presencia austriaca como un obstáculo para la unificación.

Los comerciantes y fabricantes del norte eran conscientes de la necesidad de la unión para poder articular un mercado. Cavour, como primer ministro, dotó al Piamonte de infraestructuras,: puertos, carreteras y vías férreas. Pensaba que al rey Carlos Alberto de Saboya le correspondía la tarea de encabezar la unificación.

Frente a mabas figuras apareció la de Garibaldi, el héroe romántico de las barricadas partidario de una república. Más a la izquierda y exiliado Mazzini.

ETAPAS DE LA UNIFICACIÓN ITALIANA:

En 1820 se produjo una sublevación en Nápoles que fue reprimida por la Santa Alianza. Posteriormente en 1848 el intento de unificación fue protagonizado por la “Joven Italia” (encabezada por Mazzini), que se subleva en Roma. El Papa, lejos de colaborar con la unificación, se opone a ella, solicitando ayuda extranjera. Piamonte apoya la sublevación en Milán siendo derrotados por los austriacos en Custoza y Lissa..




La guerra de Lombardía (1859) :Cavour se esforzó en colocar la cuestión italiana en un contexto internacional, así colaboró con Reino Unido y Francia en la guerra de Crimea (1853-1856) Tras una entrevista secreta con Napoleón III se firmó el acuerdo de Plombiers (1859) por el que Francia se comprometía a ayudar a Piamonte a anexionarse la Lombardía y el Véneto, a cambio de la cesión de Saboya y Niza. Tras una campaña de provocaciones Austria declaraba la guerra en abril de 1859, los piamonteses vencían en Magenta Solferino, anexionando la Lombardía, pero Napoleón III firmo una paz por separado en Villafranca en julio.

La anexión de la Italia central (1859-1860): Cavour siguió alentando sublevaciones que tuvieron lugar en los ducados de Parma, Módena y Toscana, Piamonte invadió estos territorios y la provincia de la Romaña (Estados Pontificios) Tras un plebiscito en 1860 serían incorporados a italia, mientras Francia, por el tratado de Turín, reconocía estas anexiones a cambio de Saboya y Niza.

La conquista de Sicilia y el Sur de Italia (1860): Los sicilianos se habían sublevado en contra de los borbones. Desde Génova Garibaldi reunió un grupo de voluntarios "Mil camisas rojas" que consiguieron expulsar a los reyes de Nápoles.

La constitución del reino de Italia (1861): Alarmado por esto y que Garibaldi pudiese atacar Roma los piamonteses ocuparos Las Marcas y Umbria y en otoño de 1860 los nuevos territorios aprobaban su incorporación al nuevo reino de Itala con capital en Turín creado en 1861.

Véneto (1866) y Roma (1870): Tras la derrota austriaca en Sadowa italia, aliada de Prusia conseguía la incorporación del Véneto, de igual forma la derrota francesa en Sedán permitió ocupar Roma que sería declarada capital en 1871.

Batalla del río Kalka 1223

(Paul Ryzhenko)

A primeras horas de la madrugada de este 31 de mayo los rusos lanzaron su ataque, pero no consiguieron coordinar los movimientos de sus tropas debido a desavenencias entre los príncipes rusos.

La caballería de los pólovtsy actuó como solía, a base de escaramuzas, e hizo retroceder a las vanguardias mongolas. Éstas cruzaron de nuevo el río y se reunieron con sus cuerpos de batalla. Las tropas rusas los siguieron con lentitud.

 A mediodía la mayor parte de los combatientes había cruzado el río, momento que fue escogido por los mongoles para lanzar el contraataque. Su caballería pesada, bajo las órdenes de Bahadur, cargó contra la caballería ligera de los pólovtsy y el primer contingente ruso.

La caballería ligera de Djebe Noyon, en el flanco derecho del otro lado del río, atacó al segundo cuerpo de batalla, mientras la restante caballería mongola, al mando de Tsugir Jan, atacaba en el otro flanco. El tercer cuerpo de batalla ruso –el que constituía la retaguardia- se refugió tras una muralla de carros.

La única solución para el rodeado príncipe Mstislav el Valiente era huir a bordo de un barco. A última hora de la tarde se produjo la desbandada entre las tropas aliadas, que huyeron unas hacia el noroeste y otras hacia el suroeste, en dirección al Dniéper.

El ejército de Kiev cayó tres días más tarde. Numerosos príncipes rusos resultaron muertos; el 90% del ejército aliado quedó aniquilado. 

Los mongoles habían prometido no derramar la sangre de sus prisioneros. No obstante, los dejaron morir por asfixia al amontonarlos, atados unos con otros, bajo unas enormes planchas y, a continuación, los mongoles se instalaron encima de esta “tarima improvisada” para festejarlo.

15 dragones de Cuera contra 300 apaches (Tucson 1779)



El 4 de septiembre de 1886 el jefe apache (chiricaua) Gerónimo se rindió con apenas una treintena de sus guerreros ante un contingente de tropas americanas que sumaban 5.000 hombres. Tal era el miedo que despertó en Whasington su última fuga.

No hay casi nadie que no haya visto una película made in Hollywood sobre este jefe apache y las tropas de caballería. Sin embargo, pocos habrán oído como en 1779 quince soldados españoles, miembros de los dragones de cuera, derrotaron en Tucson (Arizona) a 300 apaches. Esta es su historia.

Los dragones de cuera eran las tropas encargadas de vigilar la peligrosa frontera Norte del Virreinato de Nueva España, donde una serie de misiones, en el caso de California, y de presidios, en los actuales estados de Arizona y Tejas, delimitaban la frontera en esa zona.

Los españoles tomaron contacto con apaches o comanches ya en el siglo XVI, entorno a 1540.



Los apaches eran un grupo de tribus como los Mescaleros, Navajos, Chricahuas, entre otros. Ante la necesidad de controlarlos y además por la petición de alguno de sus jefes se instaló una misión en Tucson, actual estado de Arizona en Estados Unidos, y un presidio -  un rancho fortificado donde vivían los soldados e incluso cultivaban la tierra - a unos cinco kilómetros de la misión.

Los apaches, tribu nómada, solía atacar ranchos aislados para robar ganado o algún suministro. Sin embargo, en 1779 se atrevieron a atacar la misión y el presidio de Tucson, probablemente confiados en su gran número, ya que solamente había allí un pequeño destacamento de 15 dragones de cuera.



Eran estos hombre duros de frontera. Todos voluntarios se alistaban por un periodo de 10 años. Iban armados con lanza, escudo, espada, daga, pistola y mosquete/carabina. Su nombre se debe a "la Cuera", una especie de abrigo/armadura hecha con duros cueros de animales.  Este abrigo que al principio cubría también las piernas no tenía mangas y era muy resistente. Hecha con hasta 7 capas de cuero era capaz de parar una flecha india. Inicialmente lo llevaban solo los oficiales después se incorporó como vestimenta de toda la tropa. No llevaba mangas y con los siglos se pasó a un modelo más ligero que solo cubría el torso a modo de coraza.

Vovlviendo al ataque a Tucson de 1779, los apaches confiados en su superioridad numérica no contaron con la experiencia y valor de los dragones de cuera. En vez de refugiarse en el presidio decidieron ser ellos los que se lanzaron al ataque contra los sorprendidos indios que, atónitos, no podían dar crédito a lo que veían sus ojos. El resultado fue que los españoles mataron a su jefe y clavaron su cabeza en una lanza para que todos los atacantes lo viesen bien, Esto hizo que los apaches huyesen despavoridos de Tucson.


En 1782 volvieron a la carga los indios, esta vez unos 600. Para su desgracia se encontraron con 45 soldados y 20 dragones de cuera. El resultado fue el mismo que en 1779.

Probablemente si esto hubiese sido protagonizado por norteamericanos hubiésemos vistos innumerables películas o series sobre los dragones de cuera, sin embargo hemos de conformarnos con las protagonizadas por los "Ranger de Texas" y Chuck Norris.